Skip to main content

Posts

Showing posts from April, 2015

Tríada

Exposión Galimatías de la vida...

Inauguracióoooon! Galimatías de la vida...
La inauguración será el viernes 24 de este mes a las 20:30 horas, y contamos con DJ y todo! Victor Mezzo nos acompañará, a quien quiera venir, a mis amigos ilustrados y a mí, para intentar explicarnos entre todos esos galimatías que cada día amenizan y complican la vida.
La expo estará hasta final del mes de mayo, así que si por algún motivo ajeno a toda explicación lógica no pudieses venir, no te preocupes, en las paredes de La NENA Espacio Artistico te esperarán estos curiosos seres.

Ámbar

Viene siendo la hora del té, verde, rojo o ámbar.

Cianella

Cianella Uniones y conexiones, místicas y tangibles a la vez... con quien te haga sentir especial y tranquila...

Esas maravillosas gotas...

Esas maravillosas gotas que mojan el alma... Parece que ha dejado de llover, mi pelo y mi ropa ya se secaron. Sin embargo, no cesan de caer gotitas que refrescan mi mente, mi alma y mi corazón: es la savia que recorre mis venas, el rocío que despierta mis sentidos... que llueva, que llueva... y que nunca deje de llover.

Centauride Circonita

Centauri Circonita, creadora de joyas. En ella se confeccionan collares y se hilan las perlas. Y custodia los huevos fabergé, por supuesto. Jaspe, malaquita, rodonita, cristal de roca, ágata, aventurina, lapislázuli, jade...
Zafiros, rubíes, esmeraldas... todo brilla poco si no rozan sus pata.

Esa fina línea...

No buscaba nada, mis ojos y mi corazón estaban secos. Sin embargo, las incipientes grietas no dolían, era como si siempre hubieran estado ahí. Un día, no recuerdo cual exactamente, de entre la tierra polvorienta del suelo asomaba el extremo de un hilo. Como persona curiosa que soy me agaché a cogerlo. Tiré de él, era más largo de lo que a simple vista parecía. Alternando ambas manos iba descubriendo esa misteriosa cuerdecita. Anduve guiada por sus hebras esperando encontrar el otro extremo. Y apareció, claro que apareció, enredado en tus dedos, anudado a tu muñeca. Casi podía sentir tus pulsaciones a través del él. No me asusté, no estaba extrañada. Quizás esperaba que estuvieses ahí, guiándome a través del hilo, como siempre haces.